Paola Godoy y su familia reciben apoyo para mejorar su salud

El apoyo que Paola Godoy y su familia recibieron de DYA y del Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés), en el contexto del proyecto RESPIRAR, fue una tabla de salvación ante las dificultades económicas y de salud que enfrentaban ella y su familia en junio pasado.

Paola había atravesado una cirugía de tiroides y recibió la noticia de que padecía un cáncer. No tenía dinero para pagar las medicinas y exámenes que le solicitaban en los servicios de salud públicos a los que acude en Guayaquil (Ecuador), mientras las deudas por el impago del alquiler y del agua iban en aumento.

Para entonces Paola y su familia compartían una casa con 12 personas migrantes en un área suburbana en el noroeste de Guayaquil. La ayuda financiera del programa, que consistió en la entrega de 360 dólares en efectivo, fue el salvavidas en medio de una situación extremadamente grave. Ella y su esposo, también venezolano, pudieron pagar algunas deudas y buscar otro lugar para vivir.

Hoy, la familia vive en la cooperativa Sergio Toral 1. Y su tratamiento médico está encaminado. Por ahora, Paola se encuentra a la espera de que el médico determine la terapia que deberá seguir, un asunto que se definirá en los próximos días.

Paola tiene 32 años. Nació en Venezuela, en el estado Trujillo. Llegó a Guayaquil “como mochilera” en el año 2020. Hizo el viaje en solitario, en medio de un sinnúmero de peripecias. Dejó a su hija Nazareth con su familia. Y no la pudo volver a ver sino 10 meses después debido a las restricciones a la movilidad por la pandemia de COVID-19.

Estuvo trabajando en Ecuador y, en cuanto le fue posible, en el año 2021, regresó a ver a su hija. Deseaba quedarse. Sin embargo, la persistente crisis en ese país la trajo de vuelta al país. Regresó embarazada, con quien ahora es su esposo, y con su hija Nazareth que acaba de cumplir 7 años. “Soy una de los millones de venezolanos que han salido del país”, dice.

Actualmente vive en la cooperativa Sergio Toral 1, una zona de extrema pobreza al noroeste de Guayaquil, donde DYA tiene su sede. Debido a su condición de enfermedad casi siempre permanece en casa. Apenas sale a un mercadito que tiene cerca. Y así fue como conoció al #DYA y al proyecto ECHO Respirar.

Además, de ayudas en efectivo, este proyecto ofreció acompañamiento médico gratuito a nivel comunitario. La primera persona en visitarla fue una promotora del #DYA. Relata que luego de contestar una encuesta, sus hijos y ella fueron incorporados en los servicios de asistencia en salud. “Desde entonces, vienen siempre y se interesan”, comenta.

Paola desea mejorar su situación económica y de salud. Desea trabajar para que su hija pueda estudiar y para “darle una mayor estabilidad”. Aunque su esposo recibe el salario mínimo, esos ingresos no alcanzan para cubrir todos los gastos de la familia.

Por ahora, volver a Venezuela no es una opción para esta familia. También Nazareth requiere atención médica, y en ese país los servicios de salud públicos no le ofrecen cobertura.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square