GOBIERNOS LOCALES IMPLEMENTAN ESTRATEGIAS PARA PROTEGER NIÑOS Y ADOLESCENTES EN TRABAJO INFANTIL


Los gobiernos locales en el marco de sus funciones y potestad jurídica y administrativa, vienen incorporando normas de carácter imperativo para regular el comercio y transporte en sus localidades, las cuales disponen sanciones administrativas y medidas formativas referidas a trabajo infantil. Esto ha permitido la existencia de un marco jurídico para que el inspector

municipal, de transporte o policía municipal incorpore en la cotidianidad de su labor la

identificación de trabajo infantil en los negocios, vía pública y transporte, así como la

implementación de medidas según sea el caso detectado.



Una vez identificada la situación de trabajo infantil o peor forma se activa el trabajo de la

Defensoría del Niño y Adolescente (DEMUNA), quien a partir de la información obtenida,

atiende a los niños, niñas y adolescentes en riesgo al igual que a sus familias, brindando

información y apoyando en la gestión de sus casos, siendo su principal valor el apoyo en las

coordinaciones requeridas para, según sea el caso, ver la posibilidad de acceder a programas sociales locales, regionales y nacionales, que ayuden a reducir las causas asociadas a que el menor se encuentre trabajando o que favorezcan su desarrollo (como se da en el caso de la gestión para la matrícula escolar, atención de salud, etc.). Este esfuerzo constituye, como se ha mencionado previamente, la implementación de una propuesta concreta, que se sustenta en las funciones ya existentes de los gobiernos locales, y que en lo operativo no supone recarga funcional o mayor inversión económica, factores que favorecen su implementación y sostenibilidad. Es pues una estrategia que ayuda a que los municipios tengan acciones tangible y permanente en favor de la protección de los niños, niñas y adolescentes.


Esta estrategia viene acompañada de una norma que permite sancionar a los establecimientos que en reiteradas oportunidades están violando los derechos de niños, niñas y adolescentes. Todos los establecimientos comerciales que fueron inspeccionados, cuentan con un distintivo que garantiza que el establecimiento no tiene menores en situación de riesgo.


Felicitar los esfuerzos de las municipalidades provinciales de Chanchamayo, Concepción y el distrito de Pichanaki y villa Rica de las regiones de Junín y Pasco respectivamente que vienen implementando el modelo.

Entradas destacadas
Entradas recientes